ESTIMULAR EL LENGUAJE DE LOS NIÑOS DE 3 AÑOS

Fonoaudióloga Claudia Marcela Bravo

ENTRE 3 Y 4 AÑOS

Durante la edad de los 3 a los 4 años, el niño se encuentra en una etapa en la que su mundo se caracteriza por la fantasía y la imaginación, las cuales se ven influenciadas de acuerdo a las experiencias del menor.

Estimulación a los tres años

En esta etapa de desarrollo podemos encontrar que el niño empieza a explicar acciones que están representadas en imágenes, nombra entre 1 y 3 colores correctamente, utiliza en su discurso verbos, sustantivos y adjetivos, comprende las preguntas de “¿Quién?”  “¿Dónde? “¿Qué?”, le interesa el “¿Para qué?”, habla sobre lo que hace en su casa o en el colegio y presta atención a cuentos cortos, respondiendo preguntas simples de los mismos.

Al cumplir los 4 años, usan estructuras gramaticales más complejas, formando oraciones de hasta 8 y 10 palabras, su discurso oral es inteligible para personas que no son cercanas a su entorno, empieza a diferenciar los tiempos verbales y usa el plural/singular.

Para apoyar el desarrollo del lenguaje de su hijo en esta edad, tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Muestre interés por lo que dice el niño, repita sus palabras y añada información adicional. Por Ej.: si el niño dice “ese carro es bonito”, usted puede responder diciendo: “Si, ese carro es bonito, es de color rojo y es muy rápido”.
  • Aumente el vocabulario de los niños a través de cuentos, rimas y canciones para su edad. Los cuentos deben tener una trama sencilla, puede acompañar esta actividad con accesorios. Pregúntele al niño cuál fue su parte favorita y dígale la suya.
  • Continúe jugando con rimas y canciones infantiles, estas actividades le enseñan al niño los ritmos y sonidos del lenguaje.
  • Juegue con el niño a hacer burbujas de jabón, a soplar peloticas por diferentes caminos, a llevar un objeto de un lugar a otro a través del soplo y a hacer burbujas con un pitillo en un vaso con agua.
  • Este atento a la postura adecuada del niño durante todas las actividades.
  • Hagan movimientos con las mejillas, los labios y la lengua.
  • Realice actividades con absurdos, por ejemplo: recorten láminas de revistas y pegue las imágenes en un cuaderno, como la de un perro en un auto manejando. Expliquen por qué la lámina es absurda o “chistosa”.
  • Juegue a clasificar objetos o láminas por categorías (partes del cuerpo, prendas de vestir, alimentos, medios de transporte, animales, ect.)
  • Miren fotos y pídale al niño que describa lo que sucede en estas.
  • Ayúdele a su hijo a practicar destrezas de comunicación social (dialogar con pares y adultos) y destrezas de narración al “actuar” escenas de la vida cotidiana usando los accesorios pertinentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *