Respiración Oral

Audióloga Patricia Rivera C

La respiración es una función vital del ser humano que además de permitir el intercambio gaseoso entre el organismo y el medio ambiente y apoyar en la fonación, contribuye en la conservación de la armonía y balance del músculo esquelético del sistema estomatognático, debido a que compromete varias estructuras de éste para su óptimo funcionamiento.

Respiración Oral

El mecanismo de respiración normal se realiza por vía nasal, permaneciendo los labios cerrados, los molares suavemente ocluidos y el ápice lingual en rugas palatinas, generando un equilibrio de presiones entre la cavidad nasal y oral, que a su vez, favorece el crecimiento transversal del paladar y la adquisición de una postura corporal correcta (verticalidad).

No obstante, en los niños es común evidenciar respiración oral, la cual puede producirse por una obstrucción funcional o anatómica a nivel de las fosas nasales que impide el flujo normal del aire (adenoides hipertróficas, tabiques desviados, inflamación por alergias o infecciones), o por hábito, es decir, sin obstrucción alguna o la costumbre que se establece a partir de una obstrucción y permanece a pesar de ser eliminada.

Características del respirador oral:

Cuando se realiza respiración oral, incrementa el flujo de aire por la cavidad oral, la lengua permanece en piso de boca o entre las arcadas dentales, perdiendo su función modeladora del paladar, y el maxilar inferior se queda rígido, lo cual altera el crecimiento y desarrollo cráneo-facial. Por lo tanto, en los niños con respiración oral es frecuente evidenciar las siguientes características:

  • Hipodesarrollo de los huesos de la nariz
  • Narinas estrechas
  • Selle labial incompleto
  • Labio superior hipotónico, alto y corto.
  • Labio inferior hipertónico
  • Labios agrietados, resecos y pálidos.
  • Borla del mentón hipertónica.
  • Paladar estrecho y profundo.
  • Mordida abierta anterior y cruzada posterior.
  • Vestibuloversión de incisivos superiores.
  • Linguoversión de incisivos inferiores.
  • Retrognatismo del maxilar inferior.
  • Gingivitis crónica.
  • Piel pálida y ojeras.
  • Posturas corporales atípicas.

Consecuencias de la respiración oral:

Los cambios estructurales y miofuncionales generados por los patrones posturales adoptados para hacer posible la respiración oral, interfieren en todas aquellas funciones que involucran el sistema estomatognático. Es así, que posiblemente en los niños respiradores orales se presenten alteraciones en la fonación y la deglución. Además, se puede alterar la audición y la atención.

Alteraciones en la fonación: Ya que en los respiradores orales generalmente la lengua se mantiene descendida y adelantada, realizar movimientos de elevación de ápice lingual resulta más difícil, lo que ocasiona imprecisiones articulatorias, principalmente en los fonemas /s/, /l/, /r/ y /rr/. Además, se puede evidenciar ceceo y voz con hiper, hiponasalidad o ronca.

Alteraciones en la deglución: La posición lingual inadecuada adoptada en la respiración oral, ocasiona un mecanismo deglutorio incorrecto: masticación con boca abierta, interposición lingual al tragar y movimientos compensatorios de la cabeza para facilitar la deglución. Lo cual produce que el alimento no se trague de manera correcta, ocasionando irritación de las mucosas de las vías aéreas, rinitis permanente, cuadros bronquiales, o episodios de atragantamiento.

*Alteraciones en la audición: Al no respirar por la nariz, la mucosa se edematiza y secreta moco, lo cual obstruye la entrada de la trompa de Eustaquio y no permite la ventilación del oído medio, generando un aumento de presión negativa, y por ende, una otopatía secretora que provoca una hipoacusia conductiva de grado leve a moderada, generalmente fluctuante.

*Alteraciones en la atención: La inadecuada respiración conlleva a una mala oxigenación, ocasionando dificultades de atención y concentración, trastornos de sueño y cansancio crónico, y por consiguiente, el rendimiento escolar del niño puede verse afectado. Además, la aparición de hipoacusias fluctuantes en los respiradores orales, producen pérdida de interés y motivación por aquellas actividades o tareas que no comprenden, ya que los estímulos auditivos llegan de manera débil y deformada.

Recomendaciones:

Dado que las consecuencias a largo plazo de la respiración oral son bastante significativas, es importante la detección temprana y tratamiento oportuno de la misma. Inicialmente, es imprescindible determinar las causas que la provocan, con el fin de emitir un diagnóstico correcto y direccionar el tratamiento, el cual requerirá de la intervención conjunta entre pediatras, otorrinolaringólogos, odontólogos y fonoaudiólogos, para obtener mejores resultados. Generalmente, el tratamiento consistirá en terapia miofuncional y odontopediátrica, y en algunos casos requeriría de intervención quirúrgica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *